Grazia Santarpia

Grazia Santarpia
Artista polivalente que abarca desde la pintura hasta la escultura, el diseño, la poesía, la ilustración infantil y el diseño visual; Nacida en 1983, manifiesta su arte a través de múltiples formas y materiales, una pasión innata que pronto conoció al arte y la llevó a exponer sus obras desde joven participando activamente en exposiciones personales y colectivas, obteniendo importantes premios y galardones. aclamación positiva de los críticos. Se graduó con la máxima nota en Artes Visuales y Artes Escénicas en la Academia de Bellas Artes de Nápoles, donde comienza un importante primer acercamiento al estudio del color y el signo a través de diferentes métodos de percepción visual y experimentación con ellos. Continuó sus estudios calificándose como diseñador gráfico y web en el Instituto Superior de Comunicación ILAS (Na); Desde hace más de diez años trabaja en su estudio de Pompeya en el continuo cambio del arte al diseño. El arte de Grazia Santarpia aparece como el resumen y la exégesis de un viaje íntimo, un viaje lento y minucioso hacia el descubrimiento de uno mismo, comparable en experiencia al único universal. El lienzo sobre el que la pintora construye su diario de imágenes se convierte en el lugar exclusivo de identidad y emoción, exploración y búsqueda de un equilibrio que exorciza la falta de centralidad interior. . La escritura utiliza como objeto primordial la relación entre la germinación y el elemento matemático natural, la aparición de nueva linfa acompañada de vibraciones atávicas, un lenguaje que decae en áreas invadidas por grafemas, en circularidad simbólica y reesiones sobre la impermanencia y eternidad de lo vital. Ay. Es precisamente la ritualidad de la línea circular, repetida indefinidamente, casi un mantra que invade la superficie, que se convierte en el medio expresivo de una materia introspectiva, de una realidad que se mueve, se retuerce sobre sí misma para insinuarse en los pliegues ocultos del pensamiento. El diminuto decorativismo, el enjambre de células grises y el fermento vital del horror vacui, parece volver a proponer la proporción áurea ancestral en un espacio vivo en el misticismo del signo. A medida que los seres primitivos se convierten en objeto de estudio bajo el microscopio, la mirada descansa investigando las formas que interrumpen el fluir, impulsos y emanaciones que expanden códigos internos a los que la artista sigue apelando al declararse a sí misma y a sus propios pensamientos. Las manifestaciones naturales que viven en las composiciones aparecen como iconos simbólicos, como nodos de existencia en un proceso de transformación constante, son objetos y sujetos silenciosos, de los que se puede esperar una explosión repentina. La ambigüedad de estos contrastes desconcierta y provoca curiosidad, todo parece quieto, inerte y al mismo tiempo listo para un cambio. Incluso la elección predominante del blanco y negro sigue esta dirección, casi una exorcización de las fuerzas oscuras que palpitan y gritan desde la conciencia, una clara separación entre lados opuestos donde el uno y su doble aparecen como pródromos de la creación revelando así la cosmogonía personal. del artista. La propensión natural de Grazia Santarpia a la investigación se combina con la experimentación incesante a través de un método de representación y verificación objetiva. De hecho, todo su universo parte de allí, desde donde descansa el ojo y recopila información para luego transferirla al lienzo, el punto de partida de un viaje con múltiples lugares de aterrizaje. El cambio de registro, por tanto, parece ser una evolución necesaria, una necesidad interior que se dirige hacia los encendidos tímbricos, los rayos oscuros y los fragmentos incandescentes. Los destellos parecen vagar distantes y separarse y luego aterrizar nuevamente en la unidad de la imagen, en toda una red de asociaciones y correspondencias. El gesto más animado, rápido y nervioso corre acompañado de colores ácidos, para un expresionismo material que toma forma a partir de una línea gris que se funde lentamente hacia el abstraccionismo. Corporeidad, carne y pasión se funden en gotas rojas, azules y amarillas en un abrazo que es fondo y consecuencia de un solo ente, fuerte en su centralidad, como elemento que ocupa toda la zona del lienzo con exuberante soberbia. Asimismo, el deseo de liberarse de la construcción se afianza en otras manifestaciones experimentales, más actuales en la producción del artista; así nacen nuevas formas, desarrolladas a partir de otras necesidades, en las que la materia se funde en una imagen tímbrica, el sonido se convierte en un lenguaje para guiar la creación, la instalación y la escultura tridimensionales que crecen siguiendo la evolución creativa natural. Explorando el proceso de transformación constante de la artista, las manifestaciones aparecen como fragmentos de vida, como nodos de existencia en los que se percibe cuánto el código que elaboró ​​es acceso al conocimiento de arquetipos ancestrales y recuerdos ancestrales pertenecientes al sentimiento común. los múltiples reconocimientos coloristas naturales como personas, son objetos y sujetos de cuyo encanto es imposible escapar. Graziella Melania Geraci.

EXPOSICIONES

LISTA COMPLETA

HABLEMOS JUNTOS DE SU PROYECTO DE COMUNICACIÓN

CONTACTAME SIN COMPROMISO

CONTACTAME AHORA